Herencia genetica, a quien se parece? articulo sobre rasgos predominantes.

¿De qué depende que nuestro hijo tenga los ojos azules de su padre o que sea tan creativo como su abuela? Los genes y la educación tienen mucho que decir.

Resulta imposible predecir si nuestro recién nacido va a heredar la inteligencia de mamá o los hoyuelos de papá. Y eso que sus rasgos físicos y su personalidad provienen tanto de la madre como del padre. Pero cuando el óvulo y el espermatozoide se encuentran, entran en juego nada menos que 30.000 genes de cada progenitor, agrupados en 46 cromosomas. Y el número de combinaciones que puede darse es infinito.

Cada bebé es una persona únicaCada ser humano es irrepetible. La única excepción a la regla son los gemelos univitelinos (engendrados con un solo óvulo), con su patrimonio genético idéntico. Los mellizos (de dos óvulos) pueden parecerse tanto o tan poco como cualquier hermano entre sí.

Es imposible concebir dos hijos iguales, pero a veces, entre dos miembros de una familia se da un parecido tan acusado que se dice que son como dos gotas de agua.

¿Qué rasgos son más fuertes?Algunas características físicas son más poderosas que otras, por eso algunos hijos se parecen tanto a sus padres. Veamos algunos ejemplos:

Si uno de los padres aporta el gen de los ojos marrones, con una pigmentación muy fuerte, y el otro, el gen de los ojos azules puros, sin pigmentos, es más que probable que el pequeño herede los ojos marrones, porque este rasgo es dominante.
Si la diferencia de color de ojos no está tan marcada y radica en tonalidades, el pronóstico resulta mucho más complejo. Tantas probabilidades hay de que la criatura tenga los ojos azules como verdes o grises, y los genes de los abuelos también pueden intervenir.
Algunos rasgos físicos se saltan a veces una o varias generaciones y luego reaparecen.
El pelo rizado suele dominar sobre el pelo liso y el fuerte sobre el fino. El
cabello de color negro se impone con frecuencia al castaño y al rojo, y el rojo predomina sobre el rubio.
Las caras largas y ovaladas tienden a prevalecer ante las redondas y pequeñas.
Los pómulos muy pronunciados y los hoyuelos de la cara también suelen ganar.
Los labios voluminosos triunfan frente a los finos, y el lomo de nariz recto pierde frente al curvo.
En cuanto al vello, existe un 50 por ciento de probabilidades de transmitir la calvicie a los hijos varones, y el exceso de vello corporal se impone a la ausencia de pelo, incluso en las mujeres.
Los genes que dan lugar a una pigmentación de piel oscura o morena también dominan indiscutiblemente a los pálidos.

¿Personalidad del padre o de la madre?Aun conociendo estas leyes de la genética, no siempre es posible asegurar que nuestro hijo vaya a recibir los ojos negros de su padre porque se dan muchas excepciones. Cada detalle del cuerpo, por insignificante que sea, tiene su gen.

Además hay una serie de características físicas que no dependen solo de los genes: la estatura también puede estar determinada por una enfermedad que no se haya detectado y en el peso influye la manera de comer.

El carácter. Se sabe que está influenciado por la educación, pero los especialistas creen que también la herencia genética pone su granito de arena. Los estudiosos de la evolución humana, especialistas en genética, psicólogos y pedagogos, han convenido que alrededor de la mitad de las características en la forma de ser de una persona se debe a los genes y la otra mitad, a la influencia del entorno.
Algunos rasgos, como la inteligencia, la sociabilidad o la creatividad, dependen tanto de ciertos genes como de las condiciones de vida.
Si la madre es muy inteligente y el padre no tanto, el niño puede heredar una inteligencia media, por debajo o por encima de la media. Todo es posible. Además de los genes, influirán los estímulos, el ejemplo de los padres y del entorno y su reconocimiento.
En cambio, en la timidez, el temor o el sentido de la responsabilidad, el entorno tiene más peso que los genes.
Sobre la musicalidad, la sociabilidad, la creatividad o la elocuencia influyen muchos genes, tal vez más de un centenar, y se ha comprobado que las condiciones de vida también ponen su granito de arena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s