Peligra la diversidad genética de los animales de granja

Peligra la diversidad genética de los animales de granja

Según un informe conjunto de la FAO y el PNUMA, hay 1 350 mamíferos y aves en peligro de extinción


   

Ovejas de Suomenlammas, Finlandia

Ganado senegalés

Caballo de Sunicho, Bolivia


Las buenas noticias son que hoy se conoce mejor que nunca la diversidad de los animales domésticos de granja. En el último decenio la FAO ha contribuido a la recopilación de información de unos 180 países de las aproximadamente 6 500 variedades de mamíferos y aves domésticos: ganado bovino, cabras, ovejas, búfalos, yaks, cerdos, caballos, conejos, pollos, pavos, patos, gansos, pichones, incluso avestruces.

Las malas noticias son que según el último análisis de la FAO de esa información, por lo menos una tercera parte de las especies domésticas de las que se cuenta con datos precisos sobre su población -un total de 1 350-, corre peligro de extinción; de 199 se ha confirmado oficialmente su extinción y hay otras 620 registradas en esta misma condición. Keith Hammond, encargado de Recursos Genéticos de los Animales de Granja, banco mundial de datos de la FAO, afirma: “Se trata de cifras precavidas. En los últimos cinco años el número de especies de mamíferos que corren peligro de extinción ha aumentado de 23 por ciento a 35 por ciento. La situación de las aves es todavía más grave, el porcentaje total de las que están en peligro de extinción ha aumentado de 51 por ciento en 1995 a 63 por ciento en 1999”.

WWL-DAD:3. El panorama cada vez más desfavorable de esas especies de animales de granja y, en consecuencia, de los agricultores que dependen de ellas, se describe con detalle en la tercera edición de la Lista mundial de vigilancia sobre la diversidad de los animales domésticos, publicación conjunta de la FAO y el PNUMA, que está por aparecer a fines de mes. Este título, conocido en la FAO como WWL-DAD:3, es un volumen de 726 páginas que ofrece un inventario pormenorizado de las especies domésticas mundiales y regionales, donde se destacan las que corren peligro de extinción. El documento señala que la biodiversidad está perdiéndose conforme las presiones demográficas y económicas aceleran el ritmo de los cambios en los sistemas agrícolas tradicionales.

“Mantener la diversidad genética de los animales permite a los agricultores elegir especies o crear otras nuevas para responder a los cambios ambientales, los peligros de enfermedad, la demanda del consumidor, el cambio de las condiciones del mercado y las necesidades de la sociedad, factores gran medida imprevisibles”, explica Beate Scherf, compiladora del WWL-DAD:3. “La diversidad genética además constituye un almacén de posibilidades en buena parte sin probar todavía. Los parientes silvestres de las especies comunes, en particular, podrían contener recursos valiosos, aunque todavía desconocidos, de futura utilidad”.

El banco de datos de la FAO proporciona las siguientes descripciones de las especies que podrían desaparecer en el próximo decenio:

  • Yakuts (Federación de Rusia) – se trata de un ganado tolerante al clima helado de Siberia, hoy su población es inferior a 1 000 ejemplares
  • Oveja afrikaner namakwa (Sudáfrica) – especie creada por los hotentotes, muy bien adaptada a los medios desérticos
  • Ganado blanco orejinegro (Colombia) – vive en alturas de hasta 1 800 metros sobre el nivel del mar, es en general resistente a los parásitos de la sangre y hoy sobreviven menos de 3 000 ejemplares
  • Cabra pak de angora (Pakistán) – especie resistente a las enfermedades, tolerante al calor, hoy sobrevive apenas un rebaño en un centro de investigación del gobierno
  • Oveja pomeraniana de lana burda (Alemania) – ariedad resistente al pedero y a los parásitos internos, sobreviven menos de 1 600 ejemplares
   
Patos Khayan, Myanmar
  
Pavo bronceado, EE.UU.
 

“Especies mejoradas”. Keith Hammond explica que el mayor peligro para la diversidad de los animales domésticos estriba en la transferencia en gran volumen de especies adecuadas para los sistemas de producción con elevado consumo de insumos, de los países desarrollados a los países en desarrollo: “Se calcula que las otras cuatro mil especies que hay en el mundo todavía abundan entre los agricultores, pero sólo unas 400 participan en programas de perfeccionamiento genético, y casi todas en los países desarrollados… Las políticas de desarrollo de ambas partes favorecen su introducción, en menoscabo de las especies locales. Los servicios de inseminación artificial a menudo son gratuitos y proporcionan acceso a los agricultores locales a genotipos foráneos a un costo inferior al de este mismo servicio para las especies locales, si además estuviera disponible”.

También repercuten en la selección de especies los programas de crédito, los tipos de cambio, los precios al productor, los índices de inflación y de intereses. Muchos países subsidian directamente los forrajes y otros insumos, que tienden a favorecer a las especies foráneas, e indirectamente los insumos para la producción, como combustibles y fertilizantes destinados a producir forrajes concentrados.

Pueden pasar años antes de que los agricultores, inicialmente entusiasmados con las “especies mejoradas”, comiencen a darse cuenta de la importancia de la pérdida de las variedades locales. “Las especies mejoradas se han producido sobre todo en medios donde se utiliza, en comparación, un gran volumen de insumos y existen pocas presiones ambientales”, prosigue Hammond. “Cada vez queda más claro que gran parte, aunque no todas las actividades de ayuda en materia de recursos genéticos, ha sido en vano. Los agricultores se van dando cuenta de que los materiales genéticos foráneos en realidad resultan inferiores en los medios locales. Las estructuras de costos muy diferentes, la escasez de forrajes de alta calidad y la falta de capacidad técnica y de gestión, se traducen en la necesidad de supervivencia, reproducción y producción de muchas especies en los países en desarrollo durante más años de los previstos para las especies foráneas”.


Acción en los países  Se solicitará a más de 180 países contribuir al primer Informe del estado de los recursos zoogenéticos mundiales, que publicarán conjuntamente la FAO y el PNUMA en 2005. Este informe proporcionará una evaluación completa de la diversidad genética de los animales de granja de todos los países. También contribuirá a la creación de una estrategia mundial para la gestión de los recursos genéticos de los animales de granja y de la capacidad de gestión de los distintos países.


  

En los países en desarrollo se han realizado muy pocas comparaciones fiables de las especies locales con las foráneas. Las pruebas suelen ser breves y estar mal concebidas, con una tendencia a favorecer a las especies foráneas en materia de forrajes y gestión. La productividad del ciclo de vida no se suele tomar en cuenta, aunque sea crítico para una intensificación sostenible en los países en desarrollo, donde hay una utilización media a baja de insumos y fuertes presiones ambientales. La investigación comparativa a menudo se realiza en medios donde los insumos de forrajes, agua, control y gestión veterinarios son muy distintos de los que prevalecen en la comunidad agrícola.

Laguna de conocimiento. En realidad, prosigue Hammond: “nuestro desconocimiento de la gran mayor parte de los recursos zoogenéticos mundiales” sigue siendo un gran obstáculo. “La documentación técnica en extremo limitada de que se dispone para tomar decisiones en materia de utilización de especies es un elemento importante en la gestión acertada de los recursos zoogenéticos en casi todos los países. Si bien las comunidades locales suelen tener amplios conocimientos de las características observables de sus especies, la información documentada de alrededor del 85 por ciento de todas las especies es insignificante, y lo es más todavía la disponible en materia de comparación de especies”.

El verdadero valor de la diversidad genética acaso no se refleje adecuadamente en las opciones actuales relativas a las especies y tecnologías pertinentes. “Las especies que consumen piensos de poco valor o capaces de sobrevivir en medios difíciles, tolerantes o resistentes a enfermedades específicas, en el futuro pueden producir grandes beneficios, según lo que acontezca o la escasez en materia de recursos”, sostiene Hammond. “Y el costo total de los materiales genéticos foráneos debe ponderarse plenamente. Este material a menudo procede de donaciones o se obtiene a bajo costo, con el fin de acelerar el “mejoramiento genético” en los países en desarrollo, pero ¿con qué objetivo genético? ¿Será sostenible este desarrollo “acelerado?” ¿Cuántas de esas 1 350 especies de animales domésticos de granja desaparecerán antes de conocer la respuesta final?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s