La herencia genética de los neandertales nos ayudó a adaptarnos al frío

Rostro de neandertal.

Derrumbado el axioma de que entre sapiens y neandertales no existió un cruce genético fructífero, el avance en el estudio del genoma de la especie que ocupó la cueva piloñesa de El Sidrón arroja novedades cada vez más sorprendentes. La última revelación es que los descendientes de los primeros sapiens salidos de África y de los neandertales con los que se toparon en Europa y Oriente próximo salieron de ese intercambio genético, ocurrido hace 50.000 años, con un mecanismo de metabolización de grasas que los hizo más resistentes al frío. Esa adquisición, de la que da cuenta un artículo de Nature Communications, resulta relevante para la adaptación de nuestra especie a un escenario muy distinto de África. En el continente europeo los hielos comenzaban a retirarse cuando el homo sapiens daba sus primeros pasos fuera de su cálida cuna africana. Para superar la desprotección física ante ese entorno climático hostil resultó relevante el aporte genético de los neandertales, una especie adaptada con gran éxito desde miles de años antes a ese espacio de bajas temperaturas. Los autores de la publicación llegan esta conclusión al constatar que los genes neandertales relacionados con la catabolización de lípidos, el mecanismo de aprovechamiento energético de las grasas, tiene un amplia presencia en el genoma de los europeos actuales.

http://www.lne.es/vida-y-estilo/gente/2014/04/02/herencia-genetica-neandertales-ayudo-adaptarnos/1565613.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s