Neotenia: el defecto que nos permitió tener un encéfalo más grande

La neotenia es un fenómeno que en antropología describe la retención de las características de individuos inmaduros (jóvenes) durante más tiempo y más allá de la madurez sexual.

neotenia

Es un fenómeno que se da en varias especies y algunas corrientes postulan que la especie humana es también una especie neoténica. A partir del hecho de que el cráneo de un chimpancé adulto difiere en gran medida del cráneo de un chimancé joven pero también del de un adulto humano, esta corriente considera que uno de los aspectos que contribuyó a nuestra especiación fue la neotenia o nuestra capacidad para retener nuestras características de niño durante más tiempo y el desarrollo del encéfalo que ello permite.

Por supuesto, esta retención no es un acto de voluntad por nuestra parte sino, como siempre, de mutación genética. Un cambio en nuestro ADN nos permitió un periodo de desarrollo postnatal más largo: un cráneo con características juveniles más tiempo, una proliferación celular más prolongada y capacidad durante más años de variabilidad (plasticidad neuronal) y desarrollo del encéfalo. Este “defecto”, este “retraso” en nuestro desarrollo, permitió a nuestro cuerpo “dedicar más tiempo” a “crear” encéfalo y a configurarlo tal y como lo conocemos hoy en día: el encéfalo más desarrollado de todas las especies. Y con él, todas sus útiles consecuencias: lenguaje, mayor capacidad de gestión social, mayor variabilidad de comportamientos, etc.

Si observamos el cráneo de un chimpancé joven, veremos que se parece extraordinariamente a un cráneo humano adulto y joven. En cambio, un cráneo de chimpancé adulto es considerablemente diferente al de un cráneo de chimpancé joven y al de un humano a cualquier edad. Esta diferencia con nuestros ancestros es por lo que se considera el fenómeno de neotenia a la hora de explicar el origen de nuestra especie.

Como dato, cabe mencionar que también se considera que fue un fenómeno de neotenia el que originó hace millones de años a los primeros vertebrados a patir de algún urocordado.

Fuente: http://antroporama.net/neotenia-el-defecto-que-nos-permitio-tener-un-encefalo-mas-grande/

 

Anuncios
Posted in ADN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s